Descubrimientos, pertenecientes al neolítico ( 8000 a 5000 años a.C.), realizados por mosén Vicente Bardavíu Ponz (1886-1929) en varios yacimientos de la zona (Armillas, Segura y Anadón), ponen de manifiesto la existencia de pobladores, que en un principio fueron nómadas depredadores (cazadores y recolectores) para pasar a ser agricultores y ganaderos sedentarios, productores que aprenden a cultivar la tierra y a domesticar los animales.

Bardavíu afirma en sus escritos que el párroco de Armillas D. Benigno Villuendas le transmite que con motivo de la extracción de piedra para el adoquinado del paseo de la Independencia de Zaragoza (siglo XIX), se han encontrado varias hachas de piedra, pulidores y restos de cerámica en las canteras de Armillas (umbría de la Cañada) que lindan con el término de Segura.