Los Visigodos:

Imagen relacionada con la noticia

En el año 409 d.C., comienza la caída del Imperio Romano y tribus Godas invaden la península estableciendo su reinado en el año 419 hasta el 711 en que comienza la conquista musulmana.

A partir del año 507 d.C., se produce la mayor afluencia de visigodos a la península. Estos se esfuerzan en impulsar una nueva estructura política dominante, que consiguen en parte, pero no son capaces de introducir grandes cambios sociales y económicos.
El poder romano fue sustituido por una monarquía apoyada en un consejo compuesto por la nobleza goda y por la aristocracia hispanorromana y un territorio dividido en distritos. Aragón quedó dividido en seis distritos. Nuestra comarca quedó adscrita al distrito de Terra Caesaraugustana.
En este nuevo reparto del poder tendrán un papel muy importante los obispos y su clero que se convertirán en jefes locales de la vida política además de la religiosa.
La aristocracia hispanorromana conservó su poder económico y la nobleza goda se apoderó de las grandes propiedades agrarias pertenecientes al estado romano. Los pequeños propietarios y la población sin recursos entraron en total dependencia con la clase dominante que dará lugar al nacimiento del sistema feudal. La población se estableció en aldeas constituidas por un conjunto de propietarios rurales que constituían el concejo donde cada vecino poseía su casa y corral, su huerto y sus campos y, en algunos casos, derecho sobre el monte común.

La España Musulmana:

El año 711 d.C.,un ejército musulmán con unos 50.000 soldados, cruzaron el estrecho de Gibraltar y vencieron al ejército Visigodo en la batalla de Guadalete. Así comienza un dominio que en tres años, aproximadamente, haría de la Península Ibérica un nuevo emirato o provincia del imperio árabe llamada AL-Andalus y que terminaría con la Reconquista, tras la última derrota en 1492 en que Granada se incorpora a España.
Imagen relacionada con la noticia
En el año 714 ocupan Aragón. Se produce una ocupación poco violenta, sin la fuerza de las armas. En ello influye la debilidad de la monarquía visigoda y la política de exenciones tributarias para todo aquel converso al Islam. Muchos notables terratenientes, comerciantes, artesanos, etc., se convirtieron, rápidamente, al Islam para no perder sus propiedades, incluso para conseguir mayor notoriedad.
Trajeron la desamortización de los bienes de la Iglesia y la redistribución de los bienes de casi toda la aristocracia visigoda. También es cierto que premiaron a familias como la Beni Racin , perteneciente a los berberiscos que desde primera hora estuvieron en la conquista de España con los árabes y que en el siglo IX aparecen como señores del territorio de Albarracín.

Imagen relacionada con la noticia
El paso de los árabes por nuestra tierra no fue circunstancial. El asentamiento está probado y su influencia cultural en lo que respecta a formas de vida, sistemas de construcción de edificios, carreteras, regadíos, etc., está más que probado. Son muchos los pueblos que conservan sus barrios árabes separados de los barrios judeo-cristianos.
En el siglo X y XI la marca (Comarca) de Albarracín abarcaba el actual territorio y se extendía por la cuenca alta de Jiloca, desde Cella hasta Villafranca del Campo, los campos de Monreal y Calamocha, la sierra de Segura, bajando por Segura y Montalbán hasta la Val de Jarque como parte más oriental del territorio.
Como límite de la marca de Albarracín con los Hud de Zaragoza se levantó el castillo de Segura en el siglo IX. En 1043 Said ben Rufail fue reyezuelo de Segura. En esta época el castillo fue punto clave y estratégico de la comarca y no hay lugar a dudas en cuanto a su procedencia musulmana.

El Cid por nuestras tierras:

Imagen relacionada con la noticia
Rodrigo Díaz, el Cid, nació en el siglo XI, hacia el año 1043 en Vivar. Enfrentado a su rey (Alfonso VI) en 1081, fue desterrado y salió de Castilla en busca de señor a quien servir.
Ayudó al moro de Zaragoza al-Muqtadir a defender su reino contra los cristianos aragoneses y catalanes.
En tierras aragonesas conquistó el Poyo en mayo de 1089 donde decidieron pagarle un tributo de 10.000 dinares. Hizo tributarios a todos los señores de la comarca. Dominó la sierra de Segura y de Montalbán. Desde la peña del Cid y desde Alacón recorrió la vega del Martín y la comuna de Huesa, llegando hasta Alcañíz para seguir camino hasta Valencia por la Iglesuela.
En 1094 decidió ocupar Valencia tras varios años de estancia por tierras fronterizas entre los reinos de Zaragoza y Valencia.
Para más información, visitar la Web http://www.caminodelcid.org/

La reconquista cristiana:

Imagen relacionada con la noticia
En el siglo XI comienzan las pugnas entre las diferentes familias reales musulmanas. El califato se desmiembra en un mosaico de pequeños reinos taifas. El movimiento de reconquista se hace cada vez más fuerte y pronto llega la primera derrota de los musulmanes en Covadonga, Asturias, de la mano del Rey Pelayo en el año 722. Este movimiento de reconquista culminará en 1492 con la conquista de Granada.
El rey Alfonso I (1104-1134) será el rey aragonés que mayor impulso dará a la reconquista. Sus conquistas moverán las fronteras cristiano-musulmanas desde Ejea a Cella en la zona occidental y desde Fraga a Cantavieja en la zona oriental. Tras la conquista de las Cinco Villas entre 1104 y 1110 preparará la de Zaragoza. El sitio comenzó en mayo y la ocupación de la plaza se produjo el 18 de diciembre de 1118.
En 1120 sitió Calatayud. En ese mismo año llegaron tropas almorávides desde Valencia lo que le obligó a salir de Calatayud para enfrentarse a ellas en Cutanda el día 24 de julio. El éxito militar fue aplastante quedando en el campo 20.000 musulmanes.
En 1127 ocupó Singra, Cella y Molina de Aragón. En 1134 cuando trataba de conquistar Fraga, murió sin haber logrado extender el reino de Aragón hasta el Mediterráneo. Esta desaparición permitió a los almorávides recuperar el territorio al sur de una línea que uniría las localidades de Molina de Aragón, Daroca, Belchite, Sariñena y Monzón, o sea todas las tierras conquistadas por el rey Alfonso I en la actual provincia de Teruel. Vivel quedaría en zona musulmana.
En 1137 Ramón Berenguer IV (1137-1162) recuperará Belchite y Huesa con Anadón, Blesa, Maicas, Muniesa, Cortes de Aragón, Plou y Josa. Albalate del Arzobispo en 1149. Montalbán con todas sus aldeas en 1157. Es muy probable que Vivel en este mismo año pase a formar parte de la comunidad cristiana junto con el resto de aldeas de Montalbán.
En el año 1176 o 1177, no está claro todavía, el rey Pedro II otorga fuero propio a Teruel, desgajándola del territorio de Daroca al cual pertenecía. En los años siguientes se configura una etapa pre-comunitaria en la que empezará a gestarse el proceso organizativo que culminará con la formación de la Comunidad de Terurel.
En buena parte, este proceso, se verá empujado por los privilegios otorgados al señorío concejil por parte de Pedro I. Privilegios que otorgan franquicias y exenciones fiscales de impuestos reales o vecinales a los vecinos de la villa, y por otro lado establecimiento, en marzo del 1208, de una pecha de 4000 sueldos anuales a las aldeas.
La necesidad de unión entre las diferentes aldeas haciendo un frente común a la presión que sobre ellas ejercía el señorío de la ciudad daría lugar a que en el año 1277 naciera la Comunidad de aldeas de Teruel con la publicación de la llamada Sentencia de Escorihuela.
En un principio figuraron más de 80 aldeas agrupadas en unidades administrativas denominadas sesmas cuyo número inicial de ellas fue variando hasta quedar en seis. Vivel del Río estaba integrado en la Sesma del Río Martín junto con 18 aldeas más.